ENTREVISTAMOS A PERSONAS QUE VIVEN CON MUCHÍSIMOS ANIMALES

ENTREVISTAMOS A PERSONAS QUE VIVEN CON MUCHÍSIMOS ANIMALES

Cuando tu compañero de piso son tres perros, dos gatos y dos cerdos: ¿vivirías tú con tantos animales?

Una pareja que convive con 10 gatos, una joven que lo hace con tres perros y dos conejos, otra que comparte piso con gatos, perros y cerdos. Juntos… y revueltos.

Laura vive con cuatro perros
Laura vive con cuatro perros | Agencias

Vivir con animales no es como tener hijos, pero se le parece. Al fin y al cabo, hacerlo conlleva toda una serie de responsabilidades: gastos veterinarios, paseos diarios haga el tiempo que haga, preocupaciones… Y pese a ello, y más allá de los desalmados que los abandonan cada año en nuestro país, cuesta encontrar a alguien que se arrepienta de haber tomado una decisión como esa. Porque nada hay más incondicional que la devoción y el cariño de nuestros compañeros de cuatro patas.

Hoy, en Tribus Ocultas, entrevistamos a gente que ha llevado su pasión por los animales un paso más allá. Ciudadanos que comparten su piso con un número de ellos fuera de lo común. Así se lo montan.

Laura (tres perras y dos conejos)

-¿Dónde vives?

En una casa pequeña, de unos 45 metros cuadrados aproximadamente. Muy bien aprovechados, dicho sea de paso.

-¿Qué le dirías a toda esa gente que cree que no se pueden tener animales en un piso?

A esa gente ignorante les diría que mientras un perro, dos, tres o cuatro -como tenía hasta hace poco- tenga sus necesidades cubiertas, el perro en casa lo único que hace es dormir. Cuando digo necesidades me refiero sobre todo a las necesidades de ejercitarse en la calle y hacerlo aparte de en sus patas: un perro tiene que ejercitar también su mente. No logro entender esas personas que tienen perros en un piso y les sacan cinco minutos a hacer pis caca y para casa. Pero la misma pena me dan los perros de chalet o parcela: los pobres no salen de sus "cárceles". Muchos de ellos ven a sus dueños durante las vacaciones y un par de veces si hay suerte en invierno cuando van a echarles de comer. Para mí el mejor momento del día es el que paso con mis perras viéndolas correr y disfrutar. Es mi momento y el suyo. Es nuestro momento.

-¿Los animales son mejores que las personas?

Sin duda. Ellos no entienden de rencor, de venganza o de maldad. Y siempre nos dan una segunda oportunidad. Viven el ahora, el momento, cada minuto como si fuera el último. Debemos aprender tanto de ellos...

-¿Qué te quitan y qué te dan los animales con los que compartes tu vida?

Mis animales me lo dan todo sin pedirme nada. No me exigen, no me ponen mala cara si un día no estoy de buen humor. Simplemente se acurrucan a mi lado como diciendo "no pasa nada". ¿Que qué me quitan? Nada: en mi caso sólo me dan. No tengo muy claro quién rescató a quién. Como dice una preciosa frase "se puede vivir sin perro, pero no merece la pena".

Víctor y Claudia (10 gatos)

-¿Cuántos gatos tenéis? ¿Cuántos habéis llegado a tener?

Ahora mismo vivimos con 10, pero hemos llegado a vivir con 11. El año pasado fallecieron dos por causas naturales; tenían más de 15 años y sus órganos empezaron a fallar. Durante muchos años vivimos con cinco. Eso fue durante nuestra estancia en el extranjero, pero al volver a España la situación de abandono nos sorprendió muchísimo y nos desbordó. Cuando rescatábamos a alguno el plan inicial era encontrarles un hogar… pero no era fácil porque nuestro círculo animalista no era muy amplio y nuestros contactos estaban en situaciones similares. Así que nuestra casa acababa siendo ese hogar.

Víctor y Claudia (10 gatos) | Agencias

-¿Son todos rescatados de la calle?

Sí. Aunque es importante decir que no eran callejeros o salvajes. Me explico: algunos fueron abandonados de adultos, una de nuestras gatas incluso estaba enferma cuando fue abandonada y sospechamos que la causa podría haber sido esa. Otros se habían criado en la calle, pero siempre habían tenido contacto con seres humanos por lo que eran muy cariñosos. ¡Con decirte que ahora su sitio favorito es en la cama, entre las sábanas...! A otros nos los encontramos cuando eran bebés y estaban perdidos en la calle, sin sus madres, en plena ciudad. Ahora bien, no hemos adoptado a todos los que hemos rescatado. Hace unos años decidimos que no podíamos incorporar más gatos en la familia , porque no es justo para nadie, ni para los que llegan ni para los que están en casa. Así, que los que rescatamos (perros y gatos) los movimos entre nuestros contactos por las redes sociales y les encontramos casa. ¡Menos mal!

-¿Cómo hacéis para ponerles nombre a todos? ¿Se os acaban las ideas?

Pues depende… pero siempre nos los inspiran sus personalidades. Es más, alguna que otra vez hemos elegido un nombre “oficial” pero con el tiempo acabamos llamándoles de otra manera que se ajusta más a quién es. Tenemos nombres de todo tipo; algunos místicos y otros anecdóticos, algunos descriptivos o en recuerdo a algunas personas y otros en referencia a planetas. Todos me parecen bonitos, aunque admito que unos son mejores que otros porque se ajustan perfectamente a la personalidad de ellos.

-¿En qué condiciona vuestra vida tener tantos gatos?

En algunos aspectos no creo que el número condicione más o menos nuestra vida: hay cosas que tendríamos que hacerlas aunque tuviéramos uno o dos gatos, como por ejemplo pedirle a amigos que cuiden de ellos cuando viajamos. Sin embargo, en otras cosas sí estimo que tenemos que hacer más ajustes. Por ejemplo, el tamaño de la casa o el número de areneros disponibles (debe ser el número de gatos más uno); obviamente los gastos de alimentación y demás cuidados, en especial, los veterinarios, son más elevados.

Una de las rutinas más “interesantes” en casa llega por las noches cuando hay que echarlos de nuestra habitación! (risas). Todos quieren dormir con nosotros y eso es imposible. Antes no cerrábamos la puerta y nos invadían por la noche. No nos podíamos mover en la cama con 8 o 9 gatos en ella así que decidimos que sólo se quedarían los que necesitan más cariño o atención, como por ejemplo, los de más edad o los que tienen algún que otro problema puntual.

Aun así, casi todas las noches acabamos durmiendo con 4 o 5 gatos en el dormitorio porque somos unos blandengues y a la mínima que alguien llora en la puerta para unirse a nosotros acabamos cediendo. Con todo, aunque somos conscientes de que es una locura, estamos muy bien. Se turnan en jugar, en demandar cariño… hacen sus propias pandillas… es divertido y estamos orgullosos de haber salvado la vida de tantos animales. Además, estamos seguros de que nuestra casa tiene muy buena energía y no sólo porque ellos la mueven sino porque los ronroneos se multiplican y se contagian.

Desiree (tres perros, dos gatos y dos cerdas)

- Vives con siete animales de tres especies distintas. ¿Cómo se llevan entre ellos?

La verdad es que conviven muy bien. No suele haber peleas más allá de las típicas de hermanos, que de repente se mosquean por algo y al momento están jugando. Lo que todos tienen en común es las ganas de estar pegados a mí en cualquier momento. Las cerditas se llevan bien con todos, pero si tienen que elegir, a ellas les gustan más los gatos.

- ¿Qué te dice la gente cuando te ve paseando con cerdos por la calle?

Pues de todo. Lo más normal es que les parezcan graciosisímas, quieran tocarles, hacerles fotos… Me suelen preguntar cosas sobre ellos. Muchas veces suelen decir de manera caprichosa "¡quiero uno!" según les ven, sin saber que los cerditos no son animales fáciles de tratar: requieren de mucha paciencia y hay que saber darles una buena educación porque suelen ser nerviosos, destrozones, manipuladores e incluso agresivos.

Por ese motivo, y también porque en realidad crecen, son las dos principales causas del gran número de abandonos que hay en España de esta especie. Yo si les veo interesados, siempre intento que tengan estas dos cosas muy claras y además les conciencio para que en caso de estar seguros, adopten, no compren. En alguna ocasión, me encuentro también con gente que intentando ser graciosa me dicen lo de "estos para jamón" o me preguntan "¿y te los vas a comer?". En realidad, no sé donde le ven la gracia. Sin pararme mucho a observar, si yo viera a un animal con su arnés de paseo e incluso su sudadera, porque los cerditos son muy frioleros, nunca se me ocurría pensar que lo tienen engordando para comérselo.

Desiree (tres perros, dos gatos y dos cerdas) | Agencias

- ¿Has tenido algún problema con los vecinos?

La verdad es que, en la medida de lo posible, intento no molestar. Por las noches duermen siempre todos conmigo. Pero por desgracia, siempre terminamos encontrándonos con alguien al que no le gustan los animales, o que no les gustas tú, pero el caso es que se queja. Pero de ahí nunca ha pasado la cosa. Realmente, la gente así son los menos, por suerte.

- En algún momento has pensado 'En qué demonios me he metido, con lo a gusto que estaba yo sola'?

La verdad es que no. Hay días que por el cansancio o por problemas personales, parece que te supera la situación, pero realmente ellos son el motor de mi vida. Hay gente que me dice "pero te deben quitar mucho tiempo, ¿no?". La única respuesta que les doy es que no, que ellos no me quitan tiempo de vida, que en realidad me lo han dado. Todos tenemos que buscar un motivo para continuar cuando las cosas se nos plantean difíciles, y en mi caso, la razón por la que me levanto cada día son ellos.

Isa. Cinco perros, tres gatos y una tortuga de florida de 27 años

- ¿Qué es lo que más te gusta de vivir con tantos animales?

Es lo que he querido siempre. Además de que me mantienen activa, me hacen conocer a gente muy interesante y jamas, jamás, me aburro en casa.

- ¿Cuánto gastas al mes en ellos?

El gasto mes a mes es elevado, no nos vamos a engañar. Pero es un gasto que compensa. Oscila entre los 200 y 300 euros, dependiendo de si hay visitas a veterinario o no.

Isa. Cinco perros, tres gatos y una tortuga de florida de 27 años | Agencias

- ¿Qué otro animal te gustaría tener y por qué?

Ahora mismo, y después de haber tenido reptiles y aves, así como algún conejo en acogida, creo que tengo realmente los animales que quiero. He dejado de ver a otras especies como compañeros de vida. Los veo como especies salvajes que son: el humano tiende a humanizar y, sobre todo, a adueñarse de todo lo que le gusta en la naturaleza.

- ¿Cómo lo haces cuando te quieres ir de vacaciones?

Procuro buscar lugares donde pueda ir con mis perros. Y para mis gatos busco canguros de cuidado a domicilio de confianza.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.