UN ENCUENTRO ENTRE AMARNA MILLER Y AINA CARAFÍ

UN ENCUENTRO ENTRE AMARNA MILLER Y AINA CARAFÍ

Aina Carafí, la diseñadora que desnuda su cuerpo para enseñar su moda

Conocí a Aina Carafí a través de Instagram, por sugerencia de un amigo. “Hay una chica en Barcelona que tiene fotos muy chulas”, podría haber sido el inicio de la conversación. “Hay una chica que hace bolsos, y camisetas y pins. Yo diría que es artista”, habría sido otra buena linea. “Hay una chica que cuelga fotos en las que muestra su cuerpo sin ningún complejo, y habla de feminismo, y de arte y de fotografía analógica, y de barrigas grandes y bonitas”, sería mi descripción favorita.

Aina Carafí, en Instagram
Aina Carafí, en Instagram | Aina Carafí, perfil en Instagram

Hace frío. Llevo puesto un vestido verde de gala y estoy intentando luchar infructuosamente contra mis propios párpados para poder pegar un par de pestañas postizas. A través del espejo hexagonal, veo a Aina apoyada en el marco de la puerta, con una boina roja y pantalones oscuros. Tiene el pelo rubio teñido y las raíces castañas enmarcan el borde de su cara redonda. Lo primero que pienso cuando le doy dos besos, es que me gusta su estilo.

Cuando finalmente nos vemos cara a cara, la conexión es instantánea. Apenas tengo dos horas libres antes de tener que salir corriendo a una gala de premios, pero conseguimos comprimir una conversación filosófica en el poco tiempo que tenemos. Entre risas y pasos acelerados buscamos un restaurante en la zona de Arco del Triunfo.

Aina nació hace veinticuatro años en un pueblecito muy pequeño en el Alt Penedés pero se mudó a Barcelona hace ya un tiempo para perseguir sus estudios en diseño de moda.

Después de seguirla durante meses en sus redes sociales, me sorprende saber que es diseñadora. Juzgando sus fotos estaba absolutamente segura de que su carrera tendría que ver con las Bellas Artes.

Aina Carafí | Aina Carafí, Instagram

“Bueno, a pesar de estar estudiando moda, no me considero diseñadora, dicen que los diseñadores buscan respuesta a las preguntas y las problemáticas, y yo hago todo lo contrario, ¡No hago más que plantearme y plantear nuevas cuestiones!”, me comenta con una sonrisa.

“Tampoco sé si todavía puedo llamarme artista, me considero una creativa, y para plasmar todo aquello que surge de mi inspiración uso distintos medios, ya sea la fotografía, la pintura, la moda, etcétera”, añade.

Sin embargo, ¿no es el diseño de moda una forma de creación artística?

“La verdad es que esta es una pregunta constante en mi día a día”, contesta.

“Personalmente, opino que si. Yo puedo querer crear una prenda como una pieza única para colgar en una pared, sin que nadie la lleve puesta ¿Y porqué no? ¿Por qué tenemos que encasillarnos siempre en lo que viene preestablecido? Para mí, el futuro está en la creación que va más allá de ciertas limitaciones y que rompe las reglas”, afirma.

Aina Carafí | Instagram

Estamos hablando de desdibujar los límites que definen (y limitan) diseño y arte.

“Me han llamado idealista, me han dicho que me he equivocado de carrera, que mi tendencia es mucho más artística y conceptual… A mí, no me gusta el mundo de la moda para el que se nos prepara en las universidades hoy en día”.

Mientras me pregunto de qué manera se puede trabajar dentro de un colectivo que rechaza per se aquellas propuestas que se salen de las normas preestablecidas, Aina responde a mis pensamientos:

“Siempre he querido crear mi propio camino y vivir de lo que yo misma pueda hacer”.

Recuerdo haber visto en sus fotos alguna referencia a Babe United, la marca de ropa y complementos de Aina.

Aina Carafí | Instagram

“Exacto. Empecé Babe United como un proyecto a pequeña escala que pudiese darme un poco de apoyo económico, mientras seguía estudiando, pero poco a poco me gustaría que se transformase en una plataforma más grande, que no se limitase solo a la venta de mis productos sino que englobase la visualización del trabajo de otras mujeres creativas con ideales similares”, apunta.

“Babe United es la materialización de una parte de mi imaginario con bases en el feminismo, el apoyo a las mujeres artistas y una pequeña crítica a lo que nos enfrentamos a diario las mujeres”.

Dicho y hecho, saca de su mochila un par de camisetas, un bolso y tres pins y me los ofrece con una sonrisa.

El tiempo corre en contra nuestra y no parece haber ningún restaurante en los alrededores así que acabamos sucumbiendo al hambre y entramos en un Burger King para comprar patatas fritas.

Aina Carafí | Instagram

Estoy fascinada por las ideas de Aina y quiero que me explique sus referentes a nivel artístico.

“La verdad es que últimamente he llegado a la conclusión de que lo que me inspira soy yo misma, mis vivencias”.

“Por supuesto, tengo a muchos referentes que admiro y cuyo trabajo sigo y uso como fuente de inspiración. Por ejemplo, Tracey Emin, con la exploración pública que hace sobre su sexualidad; o Marina Abrahamovic, como artista en búsqueda de los límites del cuerpo”, añade.

“Admiro en especial a una mujer llamada Maja Malou, una performer que crea fanzines con información sobre el aparato reproductor femenino”.

Definitivamente, esta chica dará que hablar.

“Pero volviendo a lo que te comentaba, creo que de algún modo vamos moldeando nuestras vidas provocando ciertas situaciones y de un modo u otro, más inconsciente que conscientemente, me he ido rodeando de personas y de vivencias que provocan el tipo de circunstancias que a mi me sirven como inspiración para mi trabajo. Almas libres, experiencias sexuales fuera de los convencionalismos“.

Aina Carafí | Instagram

Nos despedimos prometiendo que volveremos a vernos y cojo un taxi sabiendo que voy a legar tarde a mi cita. Mientras curioseo mi móvil en el asiento trasero sigo pensando en nuestra conversación.

Aina se está creando su propio camino en base a hacer aquello que quiere, y sigo sorprendida por la claridad de sus ideas siendo una persona tan joven.

Casi de forma inconsciente mis dedos buscan su perfil de Instagram y voy pasando una a una sus fotos hasta que encuentro la primera que vi cuando llegué a su perfil hace unos meses.

Ahí está, sonriente, vistiendo un conjunto de ropa interior negra mientras muestra los pelillos de su axila ante la cámara del móvil. Releo la descripción de la foto, con una sonrisa de oreja a oreja:

“[…] Por ahora, estoy dejándome ser yo misma, y nunca me he sentido más mujer, nunca me he sentido mejor con mi cuerpo y con quien soy, y no es por algo de pelo aquí o algo de grasa allá, sino porque me siento libre de ser quien quiero ser de la manera que yo quiero (…)”.

“(…) Al final lo que estoy intentando decir es que le jodan a todo; haz aquello que te gusta y se feliz con ello, porque estar a gusto contigo mismo es el único objetivo”.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.