CLUBES DE COLECCIONISTAS ANTE EL HÁBITO DE LA PLAYLIST

CLUBES DE COLECCIONISTAS ANTE EL HÁBITO DE LA PLAYLIST

Jóvenes que irán a Arco para comprar arte en la era del todo gratis

¿En la era de lo quiero todo gratis y la economía colaborativa dónde queda la figura del coleccionista de arte? ¿Solo para las clases pudientes, banqueros y nuevos ricos? ¿Compran arte los jóvenes millennials?

Los clubes de coleccionistas son los nuevos mentores del arte
Los clubes de coleccionistas son los nuevos mentores del arte | Wecollect Club

Seguro que te interesa

La música no la compras, sino que la escuchas en Spotify. El coche ya no lo pagas a plazos, sino que lo compartes, bla bla Blablacar. Los libros, las pelis… todo en Amazon, Google o Apple.

En la era de la copia ilimitada y la economía colaborativa queda por ver dónde queda la obra de arte y quién puede comprar ese objeto único.

“El arte siempre ha sido colaborativo. El equivalente a Spotify siempre han sido los museos o las fundaciones. En Madrid, por ejemplo, existe una oferta de más de 300 galerías a las que se puede ir gratis; y se celebran cada año eventos como Arco y las ferias colaterales”, explica Enrique del Río, fundador de Wecollect Club, club de coleccionistas de arte.

Este club se ocupa de formar, ‘entrenar el ojo’ y educar a los futuros coleccionistas a través de cursos, eventos, subastas y asesoría personalizada. Muchos de sus futuros coleccionistas son jóvenes con inquietudes artísticas y, obviamente, dinero.

La compra de arte no morirá en la era del todo gratis, porque todos queremos tener algo colgado de las paredes de casa”, insiste Del Río.

No existe un retrato robot de joven sobradamente preparado para comprar arte –de 25 a 35 años el perfil es heterogéneo-, pero sí un periplo u hoja de ruta que casi todo emprenden.

Cuando, por ejemplo, estos mentores se enfrentan a las peticiones de nuevos coleccionistas que desean ir las grandes ferias de arte, como Arco, o bien a subastas siempre les preguntan a qué van: ¿a pasear; a aprender; o a comprar?

“Arco cuenta con obras fuera del alcance de casi todos. Sin embargo, si tienes un presupuesto desde 300 a 3.000 euros, nosotros te podemos asesorar, filtrar tu visita, ofrecerte 20 piezas de una selección de obras o de artistas para que decidas y compres, en Arco o en las otras ferias paralelas”, indica Del Río.

Suena un poco a playlist o algoritmo de recomendación de Spotify. Te entrego 20 y tú eliges si escuchas de la primera a la última. Así, en la era de la copia ilimitada, los clubes de arte son como la humanización del algoritmo de búsqueda.

¿Y es caro comprar arte? Depende.

También puedes tener obra gráfica de ediciones limitadas de artistas consagrados desde 500 euros. No es necesario disponer de grandes presupuestos”, añaden desde Wecollect.

Este club de arte no recomienda la adquisición de obra como inversión, sino por la pasión de completar una colección o acceder a fotografía y pinturas de artistas emergentes.

Obviamente, la adquisición de un joven artista en los comienzos de su trayectoria puede derivar en réditos en un futuro. Como si hubieras comprado acciones de Spotify hace cinco años, aunque no sea lo mismo, como no lo es la copia y el original, aunque lo parezca.

Más noticias

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.