EL BUKKAKE DE LUIS QUILES CONTRA EL PODER

EL BUKKAKE DE LUIS QUILES CONTRA EL PODER

Luis Quiles dibuja pornografía contra el poder

Tratar de preguntarle a un dibujante qué significan exactamente sus ilustraciones debería zanjarse con una respuesta: “mírate mis dibujos”. La obra de Luis Quiles utiliza un estilo pornográfico brutal, y probablemente esté queriendo decir justo lo que ves. Ahora bien, cada uno verá algo ligeramente diferente.

Likes
Likes | Luis Quiles

Porque las ilustraciones de Quiles son un detector de moralidad, ni más ni menos. Como la carta de color Ishihara para identificar el daltonismo: tu ojo sólo te permitirá ver lo que tu cerebro esté preparado para entender.

Especulo | Luis Quiles

Si te turba ver a una teenager con un espéculo oral (asociado a la pornografía extrema “gokkun” para la ingesta de semen) mientras le ofrecen una hamburguesa, tal vez sea porque te pillas el mensaje, o porque el puñetazo de ver pornografía crítica te supera.

“Me he auto-censurado para publicar alguno de mis dibujos en las redes sociales. Espero que algún día gente como Mark Zuckerberg entiendan que un pezón femenino es exáctamente igual que uno masculino”, explica Quiles.

Exhibicionismo, prostitución, religión, pedofilia, política, explotación… Los temas de Quiles son una bomba contra el poder, donde la sutileza está desterrada. Sus ilustraciones son un mordisco a bocajarro. “Muchos de mis trabajos están al límite de lo que permiten la mayoría de redes sociales, incluso al límite de las líneas rojas de muchas editoriales tradicionales”, comenta.

Redes | Luis Quiles

En una de las ilustraciones más populares de Quiles aparece una chica rodeada de móviles, en posición de bukkake. Internet ha fagotizado este dibujo y probablemente lo hayas visto en varios blogs ilustrando cualquier cosa (sin permiso del autor).Claramente es una crítica a cómo nos exponemos en las redes y a esa voracidad que tiene la redp para robarnos el ego y acrecentarlo. ¿A que sí?

Pues no. hablando con Quiles nos desmonta la argumentación, “ese dibujo lo hice justo después de que mi trabajo se volviera viral en internet. Empecé a recibir cientos de mensajes y comentarios cada día y eso me abrumaba, así que hice ese dibujo como reflejo de mi en aquel momento”.

Su obra ha escapado de su control. La potencia de sus ilustraciones y el contexto en el que se mueven es tan brutal que importa poco cuales fueran sus intenciones al sentarse a dibujar, las propias redes devoran su trabajo y “democratizan” la reinterpretación de si Quiles es un crítico social o un degenerado, o si incluso si debería trabajar gratis o obtener algún beneficio por su trabajo.

“Mi trabajo se malinterpreta a menudo, sobre todo al trabajar la crítica con tanta carga sexual, pero esa fue una de las premisas que quise hacer cuando empecé con estos dibujos. Quería dejar ver que la pornografía podía ser un vehículo para expresar ideas o emociones igual que cualquier otro género”, apostilla Quiles.

Quiles comparte todo su trabajo gratis en internet desde sus redes sociales, pero una vez al año edita un libro físico mediante una campaña de crowdfunding. En ese momento, cuando pretende sacar algún tipo de beneficio económico a su trabajo, los trolls emergen de la caverna para criticar que pretenda hacer negocio.

“Esa gente que le molesta que intente vivir de mi trabajo es gente que nunca ha pagado ni pagará un euro por mi trabajo. Ven gratis mis ilustraciones, así que imagino que esperan que yo pague el alquiler de mi piso con likes”, finaliza el artista.

Más noticias

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.