PORQUE TÚ TAMBIÉN FORMAS PARTE DEL CIBERLOVE (Y LO SABES)

PORQUE TÚ TAMBIÉN FORMAS PARTE DEL CIBERLOVE (Y LO SABES)

Te voy a contar qué tipo de tío es el que te ligas en Tinder (y no es éste de la foto)

Todos somos carne de Tinder aunque no lo sepamos, y son las circunstancias vitales las que nos llevan a adentrarnos en el mundo de las apps y webs de ligue. Un día, sin darte cuenta, formas parte de la gran familia del ciber-dating. Una vez dentro, respondes a un tipo de persona, a un perfil, ¿cuál de estos eres tú?

Apps para ligar
Apps para ligar | iStock

Siempre he odiado la expresión: 'ver el vaso medio lleno o medio vacío', pero me sirve para sintetizar y para hablar de cómo afrontar una situación en la que muchos no pensaban demasiado hasta que la han vivido en primera persona. Todos o casi todos somos carne de webs y apps como: eDarling, Meetic, Badoo, AdoptaUnTío, OkCupid, Miaffaire, Twine, Muapp, Happn, Down, Wapo, Wapa, Grindr, y por supuesto, la reina de la fiesta, Tinder.

Esas situaciones son las que van a esculpir, de alguna manera, tu perfil frente a estas webs y apps. Y de ti depende lo optimista o receptivo/a que seas ante una realidad que ha modificado, de forma inimaginable, los patrones de conducta dentro de las relaciones humanas.

Conocemos demasiadas personas que, cuando todo era proto-Tinder, te decían cosas del tipo: “yo no necesito esas páginas de contactos, eso es para frikis y fracasados”, y años después, resulta que España se posiciona como segundo país de Europa en consumo de apps para ligar.

Antes esto era un tema tabú, ahora te sientas en una terraza y es muy probable que la pareja de al lado sea una cita Tinder. Y no me estoy refiriendo sólo a los millennials: esa generación multipantalla acostumbrada a conseguirlo todo con un click, sino también a los de 35, a los de 40, a los de 45, a los de 50.

No hay límites de edad, millones de personas de todo el planeta buscan el amor y el sexo en la red a golpe de foto.

Instagram, por ejemplo, se ha convertido en una pasarela de selfies que a su vez son una descripción bastante fidedigna de los prototipos, arquetipos y estereotipos que nos vamos a encontrar, entre los que es más que probable que te encuentres. Estos son sólo algunos de ellos.

Un móvil en el bikini | Agencias

1.- El curioso: Lleva tantos años con su pareja que se ha perdido el boom de las Dating Apps. Una pareja con la que ya no sabe si es feliz o no. Sus amigos y amigas singles le cuentan sus trepidantes aventuras sexuales. Todo suena fresco, nuevo y emocionante, que es precisamente lo que echa de menos en su relación.

Hasta que un día, el curioso se abre una cuenta. No contacta con nadie, de momento es un mero vouyeur, sólo observa, quiere averiguar qué se está perdiendo antes de tomar una decisión. Aunque más tarde o más temprano terminará descubriendo opciones intermedias, tipo Ashley Madison, y otras webs especializadas en adulterios e infidelidades.

Página web de Ashley Madison | Getty Images

2.- El ex: Es, al contrario que el curioso, el que toma esa decisión. Y tras romper con su pareja, y tras el consiguiente periodo de abstemia sexual y bajón, se tira, cual clavadista, a la piscina del ciber-sexo. A veces, esto puede ser la mejor opción, a veces es una espiral de autodestrucción.

Hable con ella | Agencias

3.- El yonqui: En muchos casos suele ser ese ex atrapado en esa espiral de autodestrucción. Atrapado como un insecto en una telaraña o como un teenager en el cannabis. El yonqui, obviamente, es un adicto, tiene un perfil en casi todas las webs y apps. Su geolocalizador tiene más vida que los de la CIA. Necesita una agenda y una importante suma de dinero para poder costearse esa intensa y estresante vida.

Cabe la posibilidad de toparse con el Brandon de 'Shame' o con la Joe de 'Nymphomaniac.' Sin duda, éste es quien más anécdotas, situaciones y sketches provoca. A pie, en bici, en coche, en metro, en cercanías, en tren, recorre la ciudad y el país en busca del Santo Grial. A veces no sabe ni cuándo, ni dónde, ni con quién está, pero tampoco cómo o por qué debería dejarlo.

Naked selfie | Agencias

4.- El Cupido: El romántico por antonomasia, esto no quiere decir que lleguen a experimentar un poco, pero lo suyo son las relaciones largas, las medias naranjas, las bodas, los hijos, etc. El ritmo de la gran ciudad o los interminables horarios laborales imposibilitan conocer gente.

La edad también suele ser otro bache en el camino, por eso los más senior ya no están para selfies y poses, y echan mano, no tanto de apps de sexo esporádico, sino de webs especializadas como: Meetic, eDarling o másde50.com. Aun así, y más en los tiempos que corren, creo que es la forma de ser y no la edad lo que condiciona, tanto tu marketing como tus objetivos.

Maduros conectados | Agencias

5.- El millennial: Y por supuesto, ellos, quienes no se cuestionan tantas dudas sobre el carácter ético o moral de estas apps, es algo que está incluido es su software. Gracias a Internet, el 'quiero esto y lo quiero ya' es algo con lo que conviven casi desde el día que nacieron. Y no me refiero sólo a ropa, cine, comida, o lo que sea, sino también a sexo.

En su mundo, todo es más rápido, más visual. Sus citas son lo opuesto a lo que nos contaban nuestros padres. Una cita, dos, tres, restaurantes, flores, champagne, un beso, dos, tres, y por fin, esa ansiada noche de pasión en la que los amantes se entregaban. Todo eso ya es historia.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.