UN CANAL DE TV RUSO PROTAGONIZA UNA NUEVA POLÉMICA DE LGTBFOBIA

UN CANAL DE TV RUSO PROTAGONIZA UNA NUEVA POLÉMICA DE LGTBFOBIA

'Buen viaje, sodomitas', el programa de la tele rusa que invita a los homosexuales a abandonar el país

Hace unos días, un canal por satélite fundado por un empresario cercano a Vladimir Putin ha sido el artífice de la propuesta, una propuesta que ha resultado polémica incluso en un país tan homófobo como Rusia. Básicamente, el programa pretende que, quienes presenten el "certificado médico que demuestre que se es sodomita o que se tiene alguna otra forma de perversión", es decir, quien médicamente pueda demostrar que es gay, obtendrá gratuitamente un billete “de ida” para abandonar el país.

Manifestación anti Putin
Manifestación anti Putin | Agencias

'Buen viaje, sodomitas,' como veis, no ha habido un exceso de originalidad en la búsqueda del nombre de uno de los programas de televisión que más polémica han generado en los últimos tiempos.

El origen hay que buscarlo en 'Tsargrad TV,' un canal cristiano de la televisión rusa. Su presentador estrella, Andrei Afanasiev, ha dicho que la cadena quiere ayudar a "largarse" a estos "pervertidos" a Estados Unidos o "a cualquier otro país". Afanasiev menciona Estados Unidos porque el Estado de California se ha comprometido a conceder el derecho de asilo y residencia a los homosexuales rusos perseguidos en su país.

Tsargrad TV es un canal fundado por Konstantin Malofeev, un destacado hombre de negocios cercano al presidente Vladimir Putin, quien imagino no habrá puesto trabas a la hora de levantar tan disparatado y siniestro proyecto.

Pero bueno, no esperaba menos de un presidente que tiene terminantemente prohibido cualquier tipo de propaganda que promueva la unión entre dos personas del mismo sexo. En el reciente documental que Oliver Stone ha hecho sobre Putin, cuando el cineasta americano le pregunta: "¿Qué haría si tuviera que compartir ducha en un submarino con una persona homosexual?", éste le responde: "¿Para qué provocarlo? Aunque ya sabes, soy un maestro judoka".

En Rusia, pese a que la homosexualidad no está penada, una gran parte de la sociedad la rechaza, la discrimina y no respeta ninguno de sus derechos. La homofobia es tan extrema que incluso se habla de campos de concentración en Chechenia.

Aun con todo, en el país del Vodka la homosexualidad no es considerada una enfermedad desde 1999, que fue cuando se retiró de la lista de enfermedades mentales oficiales. Eso no quiere decir que no haya médicos y religiosos que prometan curar a los homosexuales convirtiéndolos en heterosexuales con métodos como la hipnosis, los antidepresivos o el agua bendita, imagino que el exorcismo no está descartado.

El psicoterapeuta octogenario Yan Goland asegura haber curado a 78 gays y ocho transexuales con un método heredado de su mentor, Nikolai Ivanov: "El tratamiento puede durar entre ocho y 18 meses, aunque, en el caso de los transexuales, se puede extender hasta los 2,5 años".

Pero la lista de médicos, gurús y chamanes rusos anti-gays no acaba aquí. Los 'hermanos Nikitenko' definen la homosexualidad como: “una clase de de trastorno obsesivo compulsivo” y ofrecen sus servicios como psicohipnotizadores y un curso de dos meses de audio-hipnosis, por sólo 88 dólares la sesión.

Existen organizaciones religiosas que ofrecen 'tratamientos' para homosexuales. El pastor Yevgeny Peresvetov, líder de la organización protestante Vosstanovleniye, en ruso, 'resurrección y rehabilitación,' promete ayudar al colectivo gay a “rechazar” su sexualidad ya que, según él: “ser gay es la perversión del orden espiritual de una persona".

Su canal de YouTube muestra los testimonios de hombres que "se libraron de pecado a sí mismos" al "quitarse de encima la homosexualidad". Lo más alucinante es que cuando crees que ya lo has visto, leído o escuchado todo, sólo tienes que 'googlear' un par de páginas más para toparte con algo todavía más desquiciante y bárbaro que lo anterior.

Según el capítulo XIX del Génesis, Dios estaba furioso con las ciudades de Sodoma y Gomorra por culpa de sus pecados. Según los estudiosos, esos pecados no eran otra cosa que inmorales y aberrantes prácticas íntimamente relacionadas con la homosexualidad. Por lo tanto, el término sodomita es perfecto para titular un programa de televisión ultra-cristiano que pretende deshacerse de los homosexuales.

La diferencia con respecto a la Biblia es el método utilizado: la lluvia de fuego y azufre es sustituida por billetes de avión, billetes, por supuesto, sólo de ida. El único requisito para conseguir esos billetes es que, pese a que la homosexualidad no es una enfermedad en Rusia, debe hacerse entrega de un "certificado médico que demuestre que eres sodomita o tienes alguna otra forma de perversión”.

La cantidad de miembros de la comunidad LGTB agredidos en Rusia es exorbitante, así que, por desgracia, esta es una buena oportunidad para abandonar un país cuyo líder permite y apoya una cada vez más inmensa e imparable ola de intolerancia y salvajismo.

Más noticias

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.