TODO EL MUNDO HABLA DE OKJA

TODO EL MUNDO HABLA DE OKJA

Si dejaste de comer carne por ver Okja, te advertimos que todo es pura propaganda

Todo el mundo habla de ‘Okja’, la peli del momento de Netflix. Cuando una plataforma como esta lanza una nueva producción lo de menos es si tu (sí, tu) la ves entera o si ni siquiera le das al play. El objetivo es otro. Y esta vez lo han conseguido.

Fotograma de Okja
Fotograma de Okja | Agencias

‘Okja’ ha cumplido con el plan de todas las series y películas de plataformas de pago: que se hable de ella, que posicione a la marca y que venda una personalidad muy concreta. En este caso: la revolución. Netflix es revolución y Okja la manera de hacerlo visible.

Con esta película Netflix se posiciona como una marca contra del establishment, contra el snobismo del cine glamouroso a la europea en Cannes (“caída de monóculos” incluída), y a favor de los derechos de los animales, de la vida sana sin transgénicos, y contra el consumismo en general, y ya de paso con protagonistas femeninas (niña y cerda). Como mensaje no está nada mal para una corporación presente en 190 países.

FASE 1: TERREMOTO EN CANNES

En Cannes ‘Okja’ sirvió para lanzar titulares revolucionarios, convirtiéndose en la primera película que se estrenó en la historia del festival que no pretendía proyectarse en cines, sino que iba a lanzarse directamente al streaming. Esto sentó fatal a los puristas del festival.

¡Sacrilegio! Almodóvar se enfrentó a la peli y picó, como presidente del jurado del festival propuso sacar la peli de la participación del certamen si Netflix no se comprometía a estrenarla en cines (de toda la vida) y dejar el streaming para otra fase.

Así Tilda Swinton, actriz co-protagonista de la cinta, se convirtió en la cara visible de Netflix durante el festival, defendiendo la peli, y dando un golpe de efecto mediático: dos estrellas “discutiendo” y escenificando una contienda.

Y los titulares corrieron como la pólvora creando dos bandos y posicionando a Netflix como el adalid de una nueva forma de entender el cine y el entretenimiento audiovisual: defensores de la libertad, una clase de libertad que consiste en ver lo que quieras cuando quieras.

La mejor campaña de publicidad para una empresa que precisamente vende eso. Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal posaban lustrosos en la alfombra como iconos de una nueva época. Misión cumplida.

FASE 2: ¡LIBERTAD PARA LOS ANIMALES! ¡SALUD PARA TODOS!

Ahora los titulares atacan de nuevo. ¡La peli de Netflix se acaba de estrenar y lo que suena por todos los lados es su contenido pro-animalista!. Hemos podido leer titulares del tipo: “Después de ver 'Okja' no querrás volver a probar la carne” y “Netflix atiza al capitalismo con 'Okja'”. De nuevo ondea la bandera de la plataforma como si fuera la Greenpeace del cine o algo así.

La propia Netflix ha tuiteado mensajes sobre dejar de comer carne y probar dietas veganas (sí, una distribuidora de cine dando consejos alimenticios). El debate de maltrato animal se ha vuelto a abrir, mezclado con el de los transgénicos. Y, porqué no, también se han leído alegatos sobre que Netflix empodera a las chicas, en Okja la protagonista es una niña ( a lo Stranger Things), y la cerda es chica.

Y por si fueran pocos los valores progresistas que tiene Okja, aún hay otro. Una de las escenas más terroríficas de la peli (muy comentada en redes y de gran poder dramático) es cuando se intenta aparear a la cerda con un cerdo.

Según el criterio narrativo de la peli, eso es una violación. Sí, en el mundo animal también hay abusos sexuales y ‘Okja’ es la primera película de la historia que abre el melón de la violación entre animales. Sin palabras.

FASE 3: ESPERA UN MOMENTO…

Si pones al microscopio a ‘Okja’ descubres que la peli se basa en un argumento falso. Los animales como Okja no existen. La película no puede defender los derechos de los animales cuando utiliza como ejemplo a una especie animal ficticia, con rasgos de empatía pro-humana (similar a algunos perros, especie que no nos comemos).

Según la peli, Okja es una cerda de una nueva raza transgénica desarrollada por una gran corporación alimentaria. Pero no son cerdos normales, eso se demuestra en los primeros minutos de la peli, cuando vemos que la cerda realmente tiene cierta inteligencia emocional, casi humana al ser capaz de salvar la vida de su dueña y de hacerlo con inteligencia y cierta estrategia y aun poniendo premeditadamente su vida en peligro con ese fin. ¿Ese es un rasgo animal? ¿Esa vivencia se ha puesto ahí casualmente o es la pieza angular de todo?

Si Okja no es una animal que existe en nuestro planeta (porque tiene un comportamiento inteligente), ¿estamos planteando un debate alrededor de un tipo de animales que no existen en nuestro mundo?

Si Okja fuera un cerdo simple y llano, sin empatía, incapaz de salvar la vida a un humano, ni de responder a sus miradas, ¿también merecería ser salvado de las granjas? ¡Claro que sí!

¿Entonces porque no hacer una peli sobre un cerdo de verdad (que son los que realmente están muriendo asesinados y violados en las granjas de todo el mundo, en vez de poner en pantalla a una especie de ET gordinflón? Respuesta: porque probablemente la peli sería un truño, si el cerdo no habla (como lo hacía Babe) y no empatiza con el humano, entonces el mensaje no arranca.

Conclusión: no nos comamos a los perros, por favor.

Más noticias

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.