LOS NIÑOS NECESITAN CONOCER OTRAS REALIDADES EMOCIONALES

LOS NIÑOS NECESITAN CONOCER OTRAS REALIDADES EMOCIONALES

Los personajes LGTB también son necesarios en las series de dibujos animados

La inclusión de un beso de parejas homosexuales en una ficción de la cadena Disney XD y la por desgracia célebre polémica del autobús de Hazte Oír pone de manifiesto una realidad incuestionable: necesitamos que los niños conozcan las realidades emocionales y de identidad que existen más allá del binomio heterosexual y de hombre-mujer.

Star contra las fuerzas del mal
Star contra las fuerzas del mal | Agencias

Son momentos duros para el colectivo LGTB. La lucha contra la radicalización ideológica sigue siendo el día a día de la comunidad alrededor del mundo, de aspectos que van del estado de los derechos al matrimonio o la adopción a la protección de la necesaria integridad física. En países como España, también es una cuestión de actualidad.

La Comunidad de Madrid, por poner el ejemplo de una región estudiada por observatorios como Arcópoli, registró en el año 2016 alrededor de 240 agresiones homófobas (solo las denunciadas), una cifra que no nos extraña cuando se fomenta el odio desde asociaciones ultracatólicas, como Hazte Oír y su, por desgracia, célebre autobús. Los tímidos pasos y las tímidas hazañas no son suficientes.

Con esos tímidos pasos y tímidas hazañas nos referimos a las sorpresas positivas que nos han brindado las últimas semanas en materia cultural, pero que también nos ilustran sobre el camino que queda por delante.

Por un lado, la inclusión de besos gais en una serie de animación de Disney XD, 'Star contra las Fuerzas del Mal'; por otro, la noticia de que LeFou, el personaje de la Bella y la Bestia, será homosexual en la nueva adaptación.

Lo más importante de estos avances, ignorando las críticas que han recibido, es que se dirigen al público infantil, precisamente el más atacado por organizaciones como Hazte Oír. Son el pilar de la sociedad del futuro, y la educación en tolerancia, libertad e igualdad es vital para ellos.

Hora de aventuras | Agencias

Hace unos días, Pere Solà Gimferrer publicó el artículo 'La serie infantil ideal para combatir la transfobia y la homofobia', una carta de amor a Steven Universe, en la que proponía la televisión como el antídoto perfecto a los mensajes de odio.

La ficción de Cartoon Network, que va ya por su cuarta temporada, narra las aventuras y desventuras de Steven, un joven protegido por tres poderosas alienígenas, y funciona a muchísimos niveles narrativos, como manifiesto feminista pero también defensor de la libertad a la hora de ser quien quieras y de querer a quien quieras. Su creadora es Rebecca Sugar, guionista abiertamente bisexual que ha sabido tratar modelos emocionales sanos y diversos con toda la normalidad del mundo.

Hace dos o tres años, la existencia de personajes LGTB en series infantiles era una rareza (y el motivo para meterse en un debate innecesariamente incendiario), pero hoy es un fenómeno más común, en parte gracias a producciones como Steven Universe, que también presumen de público adulto y lo aprovechan para cruzar ciertas fronteras.

Un referente interesante es el de 'Hora de aventuras', que inauguró esta especie de edad dorada de la nueva animación: el idilio entre la Princesa Chicle y Marceline fue una teoría muy comentada por el culto de la ficción de Pendleton Ward para Cartoon Network, y sus productores acabaron confirmándola.

No fue un antecedente explícito para la audiencia, pero quizá animó a crear figuras LGTB con naturalidad.

La valentía de 'Star contra las Fuerzas del Mal' la han mostrado antes algunas otras, no muchas, series infantiles, además de 'Steven Universe' y 'Hora de aventuras'.

Podríamos remontarnos a la época de 'Sailor Moon' (aunque la relación entre Japón y la homosexualidad es algo malsana si nos salimos del anime), a 'Los Simpson' (con un tono más satírico y adulto), o a algún que otro ejemplo esporádico, pero en los últimos años se está haciendo de forma más habitual y más pedagógica.

Loud House | Nickolodeon

Enumeramos 'La Leyenda de Korra', 'Gravity Falls' y 'Clarence' son algunas de las ficciones que han incluido personajes LGTB. 'Loud House', de Nickelodeon, presentó en 2016 a un matrimonio interracial gay; y en 2014 lo hizo '¡Buena suerte, Charlie!', de Disney, con una agria polémica.

Las series de televisión se ponen así al día de un cambio inevitable y necesario, la inclusión de diferentes realidades y la lucha contra la LGTBfobia que esconde la costumbre y la corrección política más hipócrita, la que nos depara expresiones de intolerancia y odio como "propaganda e Inquisición Gay", o esa pregunta retórica absurda de "¿esto a los niños quién se lo explica".

Si deben existir ficciones infantiles con personajes LGTB, si son tan vitales, es, precisamente, para que los niños conozcan desde el primer momento que hay verdades dispares a la del binomio hombre-mujer, ya sea en la identidad o en la forma de amar, para que tengan referentes de libertad gracias a los que verse identificados y que también les enseñen a respetar a los demás.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.