LIBREROS Y EDITORES TILDAN EL PROYECTO DE BLUF

LIBREROS Y EDITORES TILDAN EL PROYECTO DE BLUF

La Complutense se comerá su Feria del Libro: no irá nadie

Un evento sin libreros ni editores. “Un despropósito”, “una locura”, “un bluf”. Así define el sector editorial el proyecto que tiene en marcha la Complutense, su propia Feria del Libro en otoño. La universidad madrileña tendrá que comerse su macroferia planeada para otoño. No irá nadie, a la denominada FILCOM.

Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid | ucm

El macroproyecto que pretende lanzar la Universidad Complutense de Madrid, del 22 de septiembre al 1 de octubre de este año, es “un bluf”, “un despropósito”, “una paranoia”… sustantivos suaves, frente a los otros omitidos por los responsables del sector editorial.

Nadie del gremio de libreros ni de la patronal de editores acudirá a la denominada FILCOM, Feria del Libro de la Universidad Complutense, según ha podido confirmar Tribus Ocultas. Sus afiliados descartan participar en el evento.

El proyecto, ya en marcha, y que incluso pretende lanzar una web este mes de enero para que las empresas paguen su inscripción y los patrocinadores hagan visible su presencia, tendrá que replantearse, posponerse o simplemente olvidarse.

Nadie del sector del libro, ni editores ni libreros, entiende cómo una universidad pública con tantos problemas económicos se ha embarcado en montar una marcoferia del libro sin tener amarrados a sus participantes.

Sin libreros ni editores, sin apoyo político de la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento, sin haberse reunido aún con la secretaría de Estado de Cultura y sin tener un solo euro de patrocinadores importantes. Así es el futuro de la denominada FILCOM. Morirá antes de nacer.

El campus de Moncloa cumple 90 años en 2017 | UCM

Los responsables del evento llevan meses intentando convencer a los agentes del libro del evento, su idoneidad, el apoyo institucional que tienen con un dosier de apenas ocho páginas en las que una frase se repite con insistencia: ‘pendiente de confirmar’.

“¿Creará la Universidad Complutense una feria del libro sin las personas o empresas que los venden: nosotros, los editores; o sin los libreros? Es un auténtico disparate, y así se lo comunicamos a la Complutense cuando vinieron a contarnos el proyecto hace meses. Que no iríamos”, despotrica un alto directivo de la patronal de editores.

MADRID NO SOPORTARÍA OTRA FERIA

“Madrid tiene una Feria del Libro, tiene cada dos años LIBER, tiene el Día de las Librerías, la Noche de los Libros, dos ferias del libro viejo, una infantil… Esta ciudad no soportaría otro evento más, porque bastante tienen los libreros con poder rentabilizar todos estos que te estoy contando cuando acuden”, añade otro responsable de la patronal librera.

Los principales responsables del sector del libro de Madrid consultados por Tribus Ocultas recalcan que toda esta historia “roza la insensatez”. Y enumeran uno por uno sus argumentos.

Primero. Aunque el documento con el que se está vendiendo la FILCOM incluye en su programa de actividades a los responsables del gremio de editores (con nombre y apellidos), éstos no irán. Fueron los primeros en rechazar el proyecto. Y no descartan emprender acciones contra la FILCOM si se sigue usando su nombre gremial para buscar patrocinadores.

Segundo. Los libreros afiliados a CEGAL no acudirán a vender libros en el paseo que se extiende por el campus de Moncloa hacia la Facultad de Medicina. La fechas estimadas para la FILCOM, 22 de septiembre a 1 de octubre, les tienen demasiado ocupados, en plena operación de vuelta al cole (es decir, la venta directa en sus establecimientos de libros de texto para colegios, institutos y universidades).

Tercero. Ni agentes literarios, ni profesionales de derechos de autor, ni los editores ya mencionados, participarán en una feria que se celebra dos semanas antes de LIBER (evento en donde cierran sus tratos).

“Tienen sus billetes de avión, su hotel y reuniones pactadas para tres días después (LIBER es del 4 al 6 de octubre), como para cambiar en tan poco tiempo su agenda, justo cuando una semana después tienen que volar a la Feria Internacional de Fráncfort (Alemania)”, se jactan fuentes del gremio editorial.

Cuarto. Nadie del sector entiende cómo una universidad pública, con tantos problemas económicos, se empeña en lazar una feria ya existente. Incluso se carcajean por el limitadísimo presupuesto con el que cuenta, de apenas 300.000 euros estimados. La Feria del Libro de Madrid cuesta más de un millón de euros y la profesional LIBER casi roza ese importe.

“¿La FILCOM quiere con menos dinero crear algo que las integre? Es de locos. Si las universidades pagaban 10.000 euros cada una por estar agrupadas en El Retiro en la Feria del Libro y ni van ya desde hace años. ¿Ahora, la Complutense quiere financiar su propia Feria si ni siquiera ahora puede pagar uno de aquellos puestos?”, recuerda un veterano librero de la antigua organización de la Feria del Libro.

Quinto. La fecha es un total desatino para intentar convencer a las librerías, según los libreros consultados. “¿Septiembre? ¿En serio? Las familias regresan sin un euro de vacaciones, agobiados por cómo pagar los libros escolares y esperan que se vayan al campus de Moncloa a comprar novelas”, finaliza.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.