LA EDUCACIÓN MUSICAL ESTÁ EN SU PEOR MOMENTO

LA EDUCACIÓN MUSICAL ESTÁ EN SU PEOR MOMENTO

Así debería enseñarse música en los colegios (más allá de pitos y flautas)

La educación musical pasa los peores momentos de su historia, según el colectivo docente. Pese al abandono legislativo y la reducción de horas de la asignatura de música, muchos profesores dan la nota y nos cantan sus proyectos más innovadores.

Crea Banda Sonora, proyecto educativo de música
Crea Banda Sonora, proyecto educativo de música | CBS

"Es cierto: la educación musical en España está, probablemente, en la peor situación de su historia. La LOGSE se las prometía muy felices: se le dio un peso importante a la música y se la convirtió en obligatoria, pero los sucesivos gobiernos la fueron eliminando (ahora en la LOMCE no es obligatoria, como las matemáticas)", confirma Raquel Hernández, presidenta de la Confederación de Asociaciones de Educación Musical de España (COAEM).

"Al mismo tiempo, y quizá precisamente por eso, muchos profesores y profesoras están haciendo cosas muy interesantes con los pocos medios que tienen, que a menudo varían mucho de una comunidad a otra e, incluso, de un centro a otro. Creo que son auténticos héroes y heroínas, especialmente los de Primaria", apunta.

"Muchos profesores trabajan en tres colegios para poder cumplir sus 20 horas, ya que las clases sólo llegan, y con suerte, a los 50 minutos", añade Hernández.

¿Quiénes son esos profesores abnegados que, contra viento y marea, ponen todo de su parte para transmitir su amor a la música a las generaciones venideras? ¿Qué proyectos, de los muchos que se llevan a cabo, merecen ser contados y difundidos? Busquémoslos. Hablemos con más expertos. Y, sobre todo, contémoslo al mundo para que otros puedan, también, tomar nota.

Musiqueando, Flipped Classroom, CBS...

Entre los proyectos e iniciativas ejemplares, la presidenta de COAM señala algunos. Empezando por uno de los que se siente visiblemente más orgullosa.

"Desde hace dos años, en COAEM, organizamos Musiqueando, una jornada en la que sacamos a escolares de todo el país a las calles a mostrar lo que están haciendo en materia de música”, dice.

 

“El año pasado participaron 10.000 estudiantes de Primaria, Secundaria e incluso también de muchas escuelas privadas. Este año será el 27 de abril, y pretendemos que sea incluso más multitudinaria: ya hay más de 3.000 alumnos inscritos", cuenta.

 

Pero hay mucho más. Hernández cita metodologías como Flipped Classroom, un modelo "enormemente interesante", que traslada muchos de los procesos pedagógicos al exterior del aula, y que en nuestro país enarbolan profesores como Antonio Calvillo.

Es una metodología. Significa, literalmente, 'la clase al revés'. En ella, se transfieren partes de los procesos fuera del aula. Por ejemplo, a través de vídeos. Los profesores graban vídeos en los que explican el contenido que quieren que vean los chavales en casa y en clase se dedican a otra cosa, por ejemplo, tocar un instrumento.

 

Por su parte, el proyecto Crea Banda Sonora (CBS), que surgió en Castilla-La Mancha para extenderse después por otras latitudes de España a manos de maestros como Antonio Domingo y Óscar Ávila, donde se combina las nuevas tecnologías con la creatividad de los escolares, desde el uso de tabletas y teléfonos móviles, el trabajo colectivo y la celebración de un gran concierto al final del curso.

E iniciativas solidarias como Canta por Siria surgieron también del ámbito de la educación musical. Nació en un centro de Castilla y León con motivo del Día de la Paz y se extendió en las redes sociales como una mancha de aceite, hasta alcanzar centros de todo el país.

Las dos velocidades en colegios públicos y privados

Si el entusiasmo de los docentes está parchando las carencias impuestas a golpe de legislación, gobierno tras gobierno, la pregunta surge. ¿Mejora la enseñanza de música en los centros privados al tener más recursos económicos que los públicos?

Desde COAEM señalan que, a menudo, las condiciones de la escuela privada y concertada son "incluso peores" que las que se dan en la pública.

"Muchas veces, tienen a profesores de otras asignaturas cubriendo clases de música, y sabemos que en ocasiones se han quitado horas de esas clases para dárselas a la Religión. Además, los profesores tienen que seguir el ideario de cada centro, lo que también marca mucho la docencia. Aun así, hay profesionales haciendo cosas muy interesantes también en este ámbito", explica Raquel Hernández (COAEM).

La fuerza del optimismo

Queda claro: el problema no es la falta de ideas, ni las ganas de hacer cosas. ¿Por dónde deberían ir los tiros entonces, además de por las iniciativas citadas?

"Creo que es muy difícil enseñar música, si no es de una forma lúdica: no vale con enseñar sólo historia de la música y a tocar un poco la flauta dulce. Porque la educación musical no es una materia que distrae, como dijo el exministro Wert, sino una asignatura clave”, explica Diana Cortecero, codirectora de La Fonoteca.

“Ya no sólo en el desarrollo de una persona, sino también de cara a entender mejor otras asignaturas como puedan ser las matemáticas o la lengua”, apostilla.

Cortecero recuerda que, ante todo, se trata de transmitir el amor a la música:. "No es fácil que los jóvenes decidan dedicarse a ella si no la conocen, o si ven que es una profesión sin salidas y sin recursos".

Desde que el anterior ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert declarara, como menciona Cortecero, que los temarios de la educación artística son “asignaturas que distraen” ha pasado casi un año, pero todo sigue igual. La música que se da en los coles es un asco (el titular era una llamada a la acción y no un insulto a los profesores, al contrario)

Las fuentes consultadas confirman que culpa de todo es de un sistema educativo que relega la música a un papel residual. También, son corresponsables todos aquellos padres que jamás se preocupan por las habilidades musicales de sus hijos. Y, sobre todo, existe una asfixiante falta de medios de la enseñanza pública, también en materia musical.

Sin embargo, existe esfuerzo, innovación y tesón por parte del colectivo docente que enseña esta asignatura (antes troncal y ahora ni siquiera imprescindible para la reválida del Bachillerato).

Ante todo, toca ser optimista. "No queda otra -ríe Cortecero-. Lo somos, pese a que una enseñanza musical que reciba la atención que merece ni está… ni se la espera. Pero creo que todos debemos seguir remando, pues esa es la única manera de conseguirlo". Así lo haremos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.