20 AÑOS Y UN DÍA

20 AÑOS Y UN DÍA

Así se gestó el Omega de Morente y Lagartija Nick

"¿Quién le canta mejor a Dios que Enrique Morente? ¿Por qué Dios lo elige a él?", se preguntaba Antonio Arias, de Lagartija Nick. "Porque Dios es tonto, pero no sordo", le respondía Eric Jiménez, de Los Planetas. Nos remontamos 25 años en la historia de la música española para descubrir cómo se gestó Omega, uno de sus álbumes más influyentes.

Enrique Morente siempre había admirado a Leonard Cohen, al que conoció en los 90.
Enrique Morente siempre había admirado a Leonard Cohen, al que conoció en los 90. | Juan Antonio Palma

No tuvo que ser fácil explicarle al público qué era Omega. Como tampoco tuvo que ser fácil haber grabado uno de los discos clave de la música española y que los seguidores los fueran devolviendo porque el que cantaba no era el Camarón, como sucedió con La leyenda del tiempo en 1979. "La pureza no se puede perder nunca cuando uno la lleve dentro de verdad", respondía el cantaor cuando le decían que había perdido pureza en el cante al haberse ido a Madrid. Camarón de la Isla subió a los cielos, como Enrique Morente, porque los dos habían ido a hacer las Américas, igual que Federico García Lorca. Ninguno llevaban pasaporte (tampoco les hacía falta).

En el Palace de Madrid

Ideas que soportaban el paso del clima y del tiempo. En este caso, la idea fue concebida en 1991 por Alberto Manzano, traductor y biógrafo de Leonard Cohen. "Morente, que era un enamorado de la música de Cohen, porque Cohen era un enamorado de la poesía de Lorca y del flamenco, no dudó un ápice en embarcarse en Omega, algo que él mismo consideró 'una chifladura, algo totalmente lunático'. En efecto, y como Manzano siempre recalcaba, Enrique Morente era un hombre de palabra que acabó liberándose con Omega.

Morente y Cohen se encontraron en el bar del Hotel Palace de Madrid, donde Lorca había bebido, en el invierno de 1993. El músico canadiense le dijo a Enrique Morente que le encantaría verse mezclado con el flamenco: "Es el estilo que más respeto en el mundo. Tanto que, si volviera a nacer, me gustaría ser un cantaor flamenco". Y el cantaor, por supuesto, aceptó. "Escogí Manhattan, Hallelujah 2, Priest y el Pequeño Vals vienés. Con este último descubrí Poeta en Nueva York. Así que el disco ha acabado siendo mi visión flamenca de Poeta en Nueva York con un artista invitado, Leonardo, que es un pedazo de poeta".

“¡Estamos vivos de milagro!”, exclamaba Enrique Morente después de los conciertos de Omega. | Juan Antonio Palma

Estaría bonito hacer algo juntos

A mediados de la década de los 90, con el frío en ciernes en Armilla (Granada), Lagartija Nick y Enrique Morente se encontraron para un proyecto común. "Fuimos a tomar una copa y después les pregunté: '¿Para dónde vais a tirar dentro de un rato?'. 'Pues vamos ensayar un poquillo, a tocar un poco', me dijeron. '¿Me voy con vosotros?', volví a preguntar", comentaba Enrique Morente sobre los primeros ensayos.

"Me fui con ellos y empezamos a hablar: '¿Por qué no hacemos algo juntos un día, alguna cosita?'. A ellos les pareció bonito. Y así fue. Ya está." Por su lado, Antonio Arias lo recordaba de este modo: "Mi hermano Jesús era un gran fan de Morente y tenía esa idea de adaptar el poema Omega (Federico García Lorca). Yo estaba detrás de Enrique desde que volvió a Granada en el 1994. Ya lo conocía desde 1982, cuando yo militaba en 091 y teníamos el mismo mánager. Me tiré un año intentando convencerle, y mi hermano también, evidentemente íbamos en la misma dirección. Al fin conseguimos que viniera a nuestro ensayo y ese mismo día ya teníamos la estructura de la canción Omega. Eso le animó a tocar con nosotros en diciembre de 1995 en una presentación del disco de Lagartija Nick, Su. Allí pudimos comprobar que el sonido que teníamos juntos era fantástico tanto con el nuevo material como en las adaptaciones que hicimos de Cohen".

Estaban compartiéndose los oídos a cambio de tocar juntos por primera vez. Allí, el silencio tenía perdón. "Pero cantaba y se callaba todo el mundo. Todas esas innovaciones que aplicaba y todos esos experimentos que hacían levantaban polémicas entre los más ortodoxos", replicaba J (Los Planetas) cuando hablaba de las veces que se había cuestionado a Enrique Morente.

Disco rechazado; disco incomprendido

"Ya antes de salir Omega –narraba Morente-, hubo críticos de flamenco, por ejemplo en Canal Sur, que empezaron a cargárselo. Decían que adónde íbamos a llegar en el flamenco si Enrique Morente estaba haciendo un disco con un grupo que se llama... ¡¡¡Lagartija Nick!!! El problema era el nombre", le contaba al periodista Bruno Galindo en Omega. Biografía oral del álbum que unió a Enrique Morente, Lagartija Nick, Leonard Cohen y Federico García Lorca (Lengua de trapo, 2011).

Sin embargo, nadie le dio demasiada importancia al despelleje. ¿Qué más daba lo que se cantaba si luego, al final, todo terminaba en el mismo lugar? García Lorca o Leonard Cohen. Da igual si lo que lo que se buscaba era volar. "Enrique era el más purista a la hora de cantar una seguiriya. A todo el mundo le enseñaba. ¡Que venga alguien y me diga que Enrique Morente no le ha enseñado nada!", incidía serio Arias.

Las ventas de Omega fueron poco a poco, subiendo, hasta superar las cincuenta mil copias.

“Ya antes de salir Omega –narraba Morente-, hubo críticos de flamenco, por ejemplo en Canal Sur, que empezaron a cargárselo." | Juan Antonio Palma

"El propio Enrique se sorprendió de las ventas, no se lo esperaba. Sabíamos que éramos partícipes de algo atípico y bastante genial, pero no podíamos imaginar que se convertiría en una leyenda. Era flagrante que no dejaba a nadie indiferente, era un revulsivo para los de aquí y un descubrimiento luminoso para los de fuera. […] Enrique sabía que se la había jugado, que no tenía claro adónde le llevaría Omega", confesaba Sabine Ecomard, responsable de la producción y edición de Omega junto a Borja Casani quien, a su vez, añadía: "Todo ocurrió fluidamente, pero quizá la propia rareza del sistema de producción y distribución contribuyó a convertirlo en un disco de culto. Sé que Enrique siempre pensó que artísticamente no, pero que comercialmente podíamos haberlo hecho mucho mejor. Tenía toda la razón".

Literatura musicalizada

Los cadáveres de los caídos esperan la guerra en el campo de batalla, en primera línea de fuego. Son conflictos de luz y viento por ver quién siente más en el cante. Un día de furia en tierra nazarí. Granada y la influencia del sitio donde se nace "porque es el mismo sitio donde ha nacido Enrique", cuenta Eric. "La percepción de las cosas y la sensibilidad es muy parecida a la que podamos tener nosotros, porque nos hemos criado allí. Hemos visto el mismo cielo, el mismo colorido, las mismas texturas, los mismos olores de la ciudad…", finalizaba.

Si una canción no puede ser literatura, ¿en qué momento un poema deja de ser soneto para convertirse en canción? Cañizares, Tomatito y Vicente Amigo le ponían guitarra. El último de los nombrados, por ejemplo, lo hacía con La aurora de Nueva York. Cuando se dibujaron las ciudades, los arquitectos no pensaban en banderas sino en hogares. Esto se trata de creer y de salir indemnes de la lapidación. "¡Estamos vivos de milagro!", exclamaba Enrique Morente después de los conciertos de Omega. Y entre tanto, los puritas a golpes con los académicos.

Las ventas de Omega fueron poco a poco, subiendo, hasta superar las cincuenta mil copias. | Juan Antonio Palma

BIBLIOGRAFÍA:

- Un hombre de palabra y de alma intacta. Alberto Manzano. El Periódico, 2010.

- Omega. Biografía oral del álbum que unió a Enrique Morente, Lagartija Nick, Leonard Cohen y Federico García Lorca. Bruno Galindo. Lengua de Trapo, 2010.

- Morente & Lagartija Nick. Punto Omega. Rockdelux, 2011.

- Entrevista a Los Evangelistas. Cambio 16 (nº 2097), 2012.

- Rito y geografía del cante. Camarón de la Isla. Televisión Española, 1973.

- El desconcierto de Omega. Blas Fernández. La ventana Pop, 2010.

- 20 años de Omega, el revolucionario disco de Enrique Morente. Kike Turrón y Kike Babas. El Asombrario, 2016.

- Enrique Morente y Lagartija Nick. Omega. Al sur. Canal Sur, 1996.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.