CHARLES FERNYHOUGH NOS EXPLICA SUS USOS TERAPÉUTICOS

CHARLES FERNYHOUGH NOS EXPLICA SUS USOS TERAPÉUTICOS

El psicólogo que usa música ambient para ayudar así a los enfermos terminales

Entrevistamos al psicólogo y escritor británico Charles Fernyhough, que investiga el papel que puede jugar la música ambient en el tratamiento de enfermos en estado crítico o terminal.

Un psicólogo experimenta con música en las UCI
Un psicólogo experimenta con música en las UCI | Getty Images

Charles Fernyhough, profesor de la Universidad de Durham, al noreste de Inglaterra, es una eminencia de la psicología británica contemporánea. Su último libro, 'The Voices Within', ha hecho correr ríos de tinta al analizar, como nunca se había hecho con anterioridad, un fenómeno que en mayor o menor medida nos ocurre a todos: las voces que escuchamos en nuestra cabeza. Algo sobre lo que Fernyhough quiere desterrar el estigma social, ampliamente aceptado, de que es algo sólo propio de los enfermos de esquizofrenia.

Como psicólogo, el trabajo de Fernyhough va mucho más allá. Entre sus investigaciones más recientes, se ha interesado por el papel que juega la música en nuestras vidas. Pero no únicamente en nuestro día a día, sino muy especialmente en sucesos críticos: cuando sufrimos una enfermedad grave o terminal. Momentos en los que solemos alejar la música de nuestro lado a pesar de que es, quizá, cuando más necesaria es.

En el interior de una UCI | Getty Images

Con esa idea en mente, el psicólogo se alió con Michael Bearpark y Andrew Ostler, de la banda británica de música ambient Darkroom, para llevar a cabo un experimento singular e inédito: ofrecer un concierto en el que el público no estuviera en la sala, sino en el edificio contiguo. Concretamente, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Univerity College de Londres.

"Siempre me ha interesado la música ambient", explica el propio Fernyhough a Tribus Ocultas, que cita entre sus artistas favoritos nombres como Tangerine Dream, Robert Fripp, Tom Heasley o Brian Eno. "Pero fueron Michael y Andrew quienes realmente me introdujeron en el género", añade.

Por ello, cuando ambos músicos le sugirieron la posibilidad de participar en esta experiencia, no lo dudó ni un instante.

En el interior de una UCI | Getty Images

Dos horas de paisajes sonoros

Las premisas del experimento eran, aparentemente, sencillas: los enfermos recibirían la música en directo, vía streaming, a través de iPads. En caso de sentirse cansados o no estar disfrutando, cualquiera de ellos podría dejar de escucharla en cualquier momento. Y, del mismo modo, otros enfermos podrían sumarse al particular recital en cualquier instante.

La banda dispuso un importante número de instrumentos para el concierto: guitarras y sintetizadores, pero también un saxo, una flauta y un clarinete. Durante dos horas, cambiaron radicalmente el entorno sonoro habitual de los que se debaten entre la vida y la muerte: el ruido de las máquinas que los mantienen con vida, los pasos apresurados, los teléfonos móviles y los murmullos del personal del hospital dejaron paso a unos sonidos que evocan evasión.

Piezas que no cuentan con estrofas o estribillos, sino con texturas. Música que, como decía Brian Eno, busca crear un espacio que invite a pensar, "tan ignorable como interesante", y que puede contar con diferentes niveles de atención por parte del oyente. Más que canciones, paisajes sonoros.

Parte de la pieza interpretada por los músicos para los pacientes de la UCI del Hospital Universitario de Londres.

Según Fernyhough, son, precisamente, esas singularidades las que hacen de la música ambient un género idóneo para una experiencia como ésta: no hay patrones rítmicos repetitivos que puedan resultar molestos para el paciente. No hay una estructura clara que pueda generar estrés por resultar predecible.

¿Y cuáles fueron los resultados para el paciente? "Es algo difícilmente medible, y tenemos que ser muy cautelosos a la hora de hablar de beneficios claros para los enfermos", reconoce el psicólogo.

"No podemos establecer que exista una evidencia científica, pero tenemos muy buenas razones para creer que puede serles muy útil", dice.

Darkroom, con el propio Fernyhough, en plena interpretación. | Darkroom

Entre esas razones, Fernyhough cita investigaciones como la llevada a cabo por el arquitecto Roger Ulrich de la Universidad de Texas en 1984. Ulrich demostró que el entorno en el que los enfermos recibían los cuidados influía de manera clara en su evolución.

Por ejemplo, el mero hecho de tener una ventana con vistas en la habitación podía ser enormemente beneficioso para su recuperación. Y, por el contrario, todo aquello que pudiera generar un mayor estrés en los pacientes, como el ruido del ambiente, resulta claramente perjudicial.

En el interior de una UCI | Getty Images

El psicólogo y escritor reconoce que, por el momento, no hay planes de repetir una experiencia de estas características, que define como "un primer paso" de cara a futuras investigaciones.

Sin embargo, se muestra convencido de que los avances en la música como elemento terapéutico avanzan a gran velocidad. Y especialmente, los que protagoniza su amada -y quizá, sanadora- música ambient.

Más noticias

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.